31 Agosto 2011

El Barrio Cívico

Carta al director de Jonás Figueroa, publicada en diario El Mercurio el 28 de julio de 2007. Señor Director: El llamado Barrio Cívico ya tiene entre sus manzanas un edificio torre que altera la unidad del conjunto. Construido en las esquinas de Nataniel Cox y Eleuterio Ramírez, este edificio de 20 plantas destruye un legado que forma parte de nuestro imaginario histórico más preciado. A los franceses no se les ocurriría construir una torre de 20 plantas en plenos Campos Elíseos, ni siquiera en sus cercanías. Cuando ello ocurrió con la negra silueta de la Torre de Montparnasse que destruía el perfil absoluto de la Torre de Eiffel, idearon una zona particular, el Barrio de La Defensa, para instalar allí los edificios torres. Lo mismo pasó en el barrio de El Retiro de Madrid, en donde se congeló dicha zona para edificaciones en altura después de los despropósitos causados por un edificio cuya autoría pertenecía a uno de los héroes de la arquitectura española. A pesar de ello, no les tembló la mano a la hora de dictar dicha restricción. El peligro viene de la mano de las necesidades y de nuestros descuidos como ciudadanos y profesionales interesados en mejorar la calidad de vida de nuestras ciudades. En la actualidad, hay varios terrenos vacantes disponibles y a la venta en el mismo eje del Paseo Bulnes. Es necesario llamar la atención de las autoridades y sensibilizarlas para que dichos predios sean adquiridos para construir sedes de organismos públicos o bien sean entregados a instituciones privadas, cuidando el perfil y la interesante armonía que hoy exhibe gracias al dinero de los contribuyentes, nuestro Barrio Cívico. A 70 años de esta interesante actuación urbanística, es necesario llamar la atención de la sociedad para evitar la destrucción de un patrimonio público relacionado con las raíces de nuestra civilidad. Los González Cortés, los Muñoz Maluschka, los Cruz Eyzaguirre, los Silva Baetzner, los Vera Mandujano, los Smith y tantos otros profesionales anónimos del ex Ministerio de Fomento y de la ex Caja de Empleados Públicos y Periodistas, esperan de nuestra acción para salvar lo poco interesante que poseemos.



Inicia sesión para enviar comentarios